INVERSIÓN EXTRANJERA EN INDUSTRIA YA SUPERA A LA QUE RECIBE LA MINERÍA

DIARIO EL TIEMPO

MARTES, ABRIL 14, 2015

 

POR:

ROLANDO LOZANO GARZÓN

Redactor EL TIEMPO

 

 

Noticia 2

Foto: Archivo EL TIEMPO

 

Mincomercio dice que esta se diversifica por reglas jurídicas claras y por atención a interesados.

 

Aunque desde hace dos años se encuentra en época de vacas flacas y escasamente –según el Dane– la producción creció 1,3 por ciento el año anterior y bajó 1,9 por ciento en el 2013, crece la inversión extranjera directa (IED) que llega a la industria manufacturera.

 

Las cifras del Banco de la República indican que, mientras el año anterior la IED cayó 0,9 por ciento frente al 2013 al llegar a 16.054 millones de dólares, en la industria creció 13 por ciento, con 2.928 millones de dólares. Además de aminorar la caída de la IED total, los recursos externos dirigidos por firmas extranjeras a esa actividad fueron los más cuantiosos después del petróleo, el cual recibió 4.837 millones de dólares.

 

Inclusive, si se miden los montos de IED que llegaron en los últimos 20 años al país, el año anterior, con un acumulado de 25.360 millones de dólares, la industria superó ligeramente a minas (carbón y oro), actividad a la que llegaron 25.347 millones de dólares. (Lea: Industria, la que más se esforzó por generar empleo)

 

Aunque se trata de una pequeña diferencia, analistas consideran que la tendencia se mantendrá durante un tiempo más, pues la caída de los precios internacionales de las materias primas mineroenergéticas desestimula la exploración e incluso la producción de éstas.

 

Las demoras en las licencias ambientales para exploración de oro le ponen otro ingrediente desalentador al atractivo del sector de minas y canteras.

 

De acuerdo con Mauricio Hernández Monsalve, economista de BBVA Research, la llegada de un mayor monto de IED a la industria es sostenible un buen tiempo, porque los precios del petróleo se mantendrán más bajos que los promedios de los años anteriores y el tipo de cambio se ubicará, en el mediano plazo, por encima de 2.200 pesos.

 

No obstante, el experto considera que la industria tiene problemas originados en la baja competitividad del país, por lo que para que esa tendencia de IED sea positiva en el largo plazo, se deben superar, entre otros, problemas como altos costos de transporte y logística y las deficiencias de infraestructura. (Lea: El Pacífico colombiano, un atractivo lugar para nuevos inversores)

 

Los datos indican, sin embargo, que la industria aún está lejos de convertirse en una alternativa de IED frente a la que llega a recursos minero energéticos, pues en 1994 tuvo una participación del 37 por ciento y en el 2014 solo fue del 18,2 por ciento.

 

Asunto coyuntural

Luis Bravo Perdomo, profesor del Inalde Business School (Universidad de la Sabana), considera que el crecimiento de la IED y su conversión en el segundo sector más preferido es fortuito, pues se debe principalmente a la reducción de la que llega a petróleo y minas, y no es el resultado de una política económica con el fin de aumentar su atractivo.

 

Agrega que si el país tomó la decisión de abrirse al mundo y suscribió múltiples tratados de libre comercio, que se estarán reflejando en un mayor atractivo como destino de inversión extranjera, particularmente en la industria faltan políticas en este sector para convertirlo en uno de los pilares de la agenda económica. “Deberíamos estar en condiciones de atraer montos muy superiores de IED manufacturera”, acota Bravo.

 

La viceministra de Comercio Exterior, Mariana Sarasti Montoya, dice que la tendencia es sostenible y, entre los factores que han permitido jalonar más capitales extranjeros hacia la industria y otros sectores, está el crecimiento de la economía interna y los proyectos de infraestructura y vivienda. Según la funcionaria, el Gobierno está implementando mecanismos que permitirán incrementar las cifras de IED en los distintos sectores económicos, entre los cuales se encuentran la mejora continua del clima de negocios y la promoción estratégica.

 

“El interés de la IED en la industria radica en las expectativas de crecimiento de la demanda interna y los beneficios de los TLC, que les permitirá a las empresas exportar aprovechando la devaluación”, dice Wilson Tovar, analista de Acciones & Valores.

 

Prevén caída en el 2015

En los tres primeros meses, la inversión extranjera directa (IED) total bajó 10 por ciento, a 3.297 millones de dólares, frente a igual periodo del 2014, según indica la Balanza Cambiaria. La disminución se debe principalmente a los menores recursos destinados al sector petróleo y minas. El centro de estudios Anif, según Reuters, proyecta que la IED en Colombia disminuirá cerca de un 20 por ciento este año, desde los 16.054 millones de dólares del 2014 a 12.843 millones de dólares.

 

Jaime Tobar Ordoñez, de Tobar & Romero Abogados, dice que ha decrecido el interés de inversionistas extranjeros por asesoría legal para incursionar en el país, principalmente por falta de seguridad jurídica en el frente tributario y las expectativas que genera el proceso de paz.

 

Algunos proyectos

Entre los anuncios de inversión extranjera directa (IED) en sectores distintos a petróleo y minas, y cuyos recursos entrarán parcialmente al país en el 2015, dado que son proyectos a corto y mediano plazo, están el de la chilena CCU que construirá, en asocio con Postobón, una planta cervecera en Tocancipá (Cundinamarca), la cual vale 400 millones de dólares. (Lea: España sigue mirando a Colombia para sus inversiones en 2015)

 

También la cadena portuguesa Jerónimo Martins (Tiendas Ara) invertirá 320 millones de dólares en la expansión de tiendas y montaje de centro logísticos en el país, mientras que la mexicana Cémex destinará 340 millones de dólares a la apertura de una planta cementera en Maceo (Antioquia).

 

 

 

Página web diseñada por Diseño de paginas web

Todos los derechos resevados copyright © - JOSÉ J. VARGAS Y ASOCIADOS